Senda Cadiz Senderismo

Vaya al Contenido
senderos > Jerez de la Frontera
Montifarti

7,2 Kms. ida y vuelta /  1 h. 54 m.
Grado de dificultad: Bajo
Sendero de los Montes de Propios de Jerez (Paraje Natural de titularidad municipal), gestionado por Emensa (empresa municipal).

Oficina en Jerez: 956 14 96 75
Oficina de los Montes: 956 23 14 24


INICIO DEL SENDERO

CARTEL INFORMATIVO
INICIO DEL SENDERO

Estamos en la Finca de Montifarti, enclavada, aproximadamente, a 4 km al sudoeste de la Jarda y con una extensión de 820 hectáreas. A pesar de su reducida extensión, posee una gran variedad de ecosistemas, gracias a encontrarse en un terreno fronterizo entre las areniscas del aljibe y las calizas de la Sierra de las Cabras, macizo de relieve abrupto al que nos acercamos en este sendero de ida y vuelta, con un tramo circular, que transcurre por pista forestal.

Comenzamos la ruta en una zona de bujeo donde predomina el acebuchal y la vegetación mediterránea. El sendero desciende suavemente hasta el arroyo del caballo en el que podemos apreciar un excelente ejemplo de vegetación ripícola en la que se refugian currucas cabecinegras, capirotas, y carriceros. Poco a poco nos iremos adentrando en terreno calizo con una enorme diversidad de vegetación mediterránea adaptada a este tipo de suelo (palmitos, torviscos, coscojas,...).

Subiendo la ladera este de la Loma de la Mesa, repoblada en su parte superior con pinos carrascos, podemos disfrutar de una formidable parnorámica de los picos más altos del P.N. Sierra de Grazalema y del P.N. Los Alcornocales y en dirección noreste de un perfecto sinclinal que conforma los picos del Cerro de Juan Martinez y el Cerro del Puerto de la Jarda.

Rodeando la Loma de la Mesa llegamos a una encrucijada de caminos, donde se inicia el tramo circular en el que vamos a poder observar y disfrutar, con toda seguridad de buitres leonados que anidan en la cresteria de la Sierra de las Cabras, rapaces y otras especies ornitológicas, como palomas torcaces, que dan nombre a esta zona. Con suerte, merodeando el manantial del acebuche en el que se ha colocado un comedero de corzos, podemos ver algún ejemplar de esta especie o de ciervos, más comunes en la finca.

Tras pasear por el pie de monte de la Sierra de las Cabras, caminaremos por un precioso bosque de quejigos, madroños,algarrobo y durillos. En el punto mas alto del itinerario nos encontramos con un gran tronco de encina seco y desde ahí podemos disfrutar de unas bellas panorámicas antes de finalizar el tramo circular y retomar al punto inicial de nuestra ruta.




Regreso al contenido